Desde mi punto de vista, la psicoterapia debe aportar actitudes diferentes, proporcionar estrategias, movilizar recursos propios, desarrollar la conciencia de que somos creador@s y director@s de nuestra existencia, promocionar autonomía, mejorar nuestro concepto de nosotr@s mism@s, la salud de nuestras relaciones y nuestra integración personal y social. La psicoterapia no resuelve todos nuestros problemas, nos capacita para ello, incluso cuando la solución incluye la ayuda de un tratamiento farmacológico.

La psicoterapia tiene lugar dentro de un encuentro de al menos dos personas. En dicho encuentran ellas juegan sus roles personales y otros dos relacionados con el momento que viven: el de terpeuta y el de paciente. El éxito del proceso terapéutico está en buena medida relacionado con la confianza y con las creencias que las personas tienen sobre todo esto. Estas son mis creencias sobre mi trabajo.

Como terapeuta y para facilitar el momento que traes desde tu experiencia de vida, utilizo toda la capacidad técnica proporcionada por mi experiencia y formación, apoyada especialmente en la teoría de roles de Jacob Levi Moreno, creador del psicodrama como potente herramienta de trabajo en psicoterapia. El cuerpo teórico de la psicología nos ofrece un repertorio de técnicas de aplicación útiles procedentes de la psicología cognitiva y conductual y humanista como la guestalt y la terapia centrada en el cliente.

Trabajaremos con el cuerpo y de forma activa, con el objetivo de realizar una reestructuración cognitiva, es decir, una reconstrucción de la forma en que comprendemos y damos significado al mundo, a la realidad y a nosotr@s mism@s. Los afectos, el dolor y los sentimientos nos ayudarán a encontrar las actitudes y roles que están en conflicto y deben ser reformulados.

Podemos definir al Psicodrama como un método que considera al ser humano como un ser creativo y vincular en acción durante todo su proceso de desarrollo. Por lo tanto, la técnica terapéutica que instrumenta, debe actuar necesariamente sobre el potencial creador de la persona y la estructuración de vínculos a través de la acción dramática.

Etimológicamente, el sociopsicodrama es la acción del Alma actuando en compañia de otros. Nacemos y crecemos de forma espontanea y natural dentro de sucesivas tramas vinculares, los afectos de la familia y de la comunidad social, donde aprendemos a andar, hablar, preguntar, conocer, nombrar las cosas que nos pasan y compartirlas. Es en lo social donde existimos, donde aparecen las dificultades y donde podemos eficazmente darles respuesta.

 

Deja un comentario