En la Historia Interminable, Atreyu representa al yo poderoso de Sebastián, el protagonista de esta historia que recorre un camino que le lleva al encuentro de su centro activo interno a partir del desarrollo de su creatividad y espontaneidad. Allí encuentra al aliado incondicional y guía en el mundo interior, Fitju, el dragón sabio y fuerte.

El desarrollo normal en la Infancia

La psicologia infantil estudia todo este proceso de maduración en la infancia y la adolescencia, el desarrollo normal y saludable de una persona y los problemas que de una u otra índole pueden surgir a lo largo de este proceso, así como la forma de interrvenir y reconducirlo cuando es posible.

Dentro de ese desarrollo diferenciamos distintos momentos marcados por la incorporación de nuevas destrezas y capacidades en la capacidad de tener conciencia de sí, del otro, de la realidad y de interactuar con el medio. Estos cambios en la evolución vienen dados por el progreso psíquico sostenido por el biológico, la maduración del sistema nervioso y físico en general.

Los cambios físicos traen nuevas experiencias que vivir e interpretar en relación con uno mismo y con los demás. Pero sabemos que l@s niñ@s no son adult@s pequeñitos, son personas madurando físicamente, emocionalmente y mentalmente. Podemos entender que no tenemos las mismas destrezas físicas a los 12 meses que a los doce años. Esperamos que a los 12 meses no controle sus esfínteres, si no lo hace a los 5, empezamos a preocurparnos.Nos cuesta más comprender esta evolución en el desarrollo emocional, moral y cognitivo, sin embargo también esas destrezas se van desarrollando y adquiriendo, no con el tiempo sino con mucho amor y cuidado.

La percepción de figuras de autoridad estables, seguras y fuertes, capaces de sostener la realidad da seguridad en la  infancia cuando esa autoridad no está corrompida por el autoritarismo. El/la adolescente se enfrentará a esa autoridad para alcanzar el fin del segundo proceso de individuación y socialización y convertirse en un/a jóven adult@. Esto es sano y conduce a que la vida se perpetúe y crezca.

Continuar leyendo, texto completo

Antes de hablar o valorar que un comportamiento es patologico, vamos a conocer muy bien cuál es el funicionamiento normal respecto al momento evolutivo y a la realidad particular de la persona, lo que sucede en su vida . A continuación os dejamos con tres documentos sobre el desarrollo saludable infantil en distintas etápas de la  infancia, elaborado por AEPNYA, como guía orientativa.

De 0 a 2 años

De 3 a 5 años

De 6 a 11 años

¿Cuando preocuparse y pedir ayuda?

A pesar de todos los cuidados y competencia familiar a veces tenemos dificultades y en este caso, la competencia significa encontrar la ayuda profesional adecuada para nuestr@s hij@s y crecer juntos trabajando por la salud.

En primer lugar el/la pediatra hace un seguimiento de su salud y normal desarrollo madurativo de l@s pequeñ@s, nos alertará cuando algo no vaya bien con arreglo a Problemas generales del desarrollo, más relacionados con causas orgánicas,  genéticos, problemas de la gestión, del parto, etc. Pregúntale si algo te llama la atención, te preocupa o no te cuadra desde el sentido común. Infórmate y lee sobre el desarrollo normal y saludable en la infancia, conocerás y comprenderás mejor en que momento se encuentra y por tanto mejorará la atención que le dedicas.

Los niños también se deprimen y presentan cuadros de ansiedad. Todos los trastornos afectivos y de ansiedad pueden estar presentes aunque los sintomas a veces varíen y algunos trastornos son específicos de este momento de la vida, o comienzan a esta edad y evolucionan posteriormente, como la Ansiedad de separación y los trastornos de conducta, que seguramente conoces porque son conocidos y están relacionados con comportamientos muy evidentes que causan problemas en el área social, escolar y familiar.

Si la situaciones de abuso de cualquier tipo, maltrato o violencia física, verbal o psicólogica expone todas las personas a trastornos de estrés y estres postraumático e incluso extremo, en la infancia adquiere unas características devastadoras y especiales en cuanto sus consecuencias. No solo son victímas l@s menores cuando la violencia se ejerce sobre sus personas sino sobre personas significativas como es la madre. Señalamos por tanto muy especialmente la violencia sufrida por los menores expuestos a violencia de género y la violencia entre iguales o acoso escolar. La violencia de género sufrida por las niñas y adolescentes es de especial importancia dado que la ley por ser menores no la considera de este modo.

No es propósito de ese espacio describir todos los trastornos infantiles, tan solo indicar algunos indicadores que pueden orientarte y alertarte de que algo no va bien. En cualquiera de ellos, no tienen que estar presentes todas estas señales, basta con algunas, pensamos en comportamientos no puntuales, sino frecuentes o con una duración en el tiempo suficiente o muy intensos en su manifestación  o que afectan claramente a su ajuste personal, escolar, familiar, social y el normal desarrollo de lavida cotidiana :

  • Tiene problemas relacionados con el sueño que dificultan un descanso suficiente: insomnio, somnolencia, pesadillas, despertar frecuente o temprano, escaso.
  • Tiene problemas relacionados con la alimentación y quejas de malestar físico: pérdida del apetito o todo lo contrario, vómitos, molestias gástricas o intestinales, dolores de cabeza… se queja de molestias y dolores diversos y ya hemos descartado una causa orgánica, en primer lugar.
  • Tiene problemas relacionados con el concepto de sí mismo, se define de forma negativa, dice cosas negativas de sí, no cree o confía en su valía o capacidad, no se capaz de hacer las cosas bien….

Continuar leyendo, texto completo

Tod@s l@s niñ@s pueden tener en alguno momento cualquiera de los comportamientos mencionados, son normales en algunos momentos evolutivos o como respuesta a una respuesta ambiental ante la que sufren y regresan a etapas anteriores donde se sintieron mejor. No es normal que se instauren y permanezcan en el tiempo.

Construyendo un auto concepto positivo

Siempre comunícate con el o ella. Cuando es bebé con la mirada con palabras, con tus manos y brazos. Actualmente ya sabemos que los bebés que tienen más estimulación afectiva (se les toca, se les habla, se les canta, se les tranquiliza cuando lloran poniéndolos junto a tu cuerpo, tu vientre) desarrollan más ramificaciones neuronales, lo cual significa que tienen un sistema nervioso más complejo, más recursos. Responde a sus preguntas y cuéntales historias cuentos, escucha sus necesidades y descubrimientos, está aprendiendo.

 

Defínelo positivamente siempre que haya ocasión y si no, provoca situaciones donde puedas decirle la clase de persona estupenda que es para ti. No juzgues sus sentimientos, ni los califiques con adjetivos despectivos o de desprecio, comprende que es lo que piensa y siente y porque y cuéntaselo para después corregirlo amorosamente cuando este equivocado/a.

 

Corrígelo y márcale límites claros de comportamiento. Se congruente y consistente en el cumplimiento de las normas, haciéndole saber lo que no puede hacer y las consecuencias subsiguientes que habrán, de modo que sienta que no dependen de tu estado de ánimo sino que son firmes y justas así aprenderá a ser responsable y tener control sobre sus acciones, las cumpla o no el decide y deberá asumir lo que supone.

 

Continuar leyendo, texto completo

DIME

Psicología Clínica y Terapia Infantil

Deja un comentario