Etimologicamente, la palabra psicoterapia está relacionada con la cura de la psique. El aforismo griego “Conócete a tí mismo” al parecer atribuído a varios filósofos griegos, hace referencia al ideal de comprender nuestra conducta, el origen de nuestras actitudes y puesta en evidencia de lo pensamos, del móvil del comportamiento en la trastienda psicológica.

En un origen más reciente de lo hoy conocemos como psicología profunda, Freud crea el término inconsciente para nombrar esa parte de nosotros desconocida, cuya vida es preciso comprender para dar respuesta a nuestros problemas. Conocerse supone comprenderse y comprenderse, amarse. Hablamos de un conocimiento relacionado con la sabiduría, en tanto que el conocimiento de nosotros mismos viene aparejado de la comprensión de nuestra naturaleza humana, de las relaciones interpersonales de una mejora por tanto, de nuestra dimensión social.

El aforismo y la psicoterapia, son una invitación a una mirada introspectiva, hacia el interior, con actitud de exploración y curiosidad y con la finalidad de desplegar y expresar en libertad todo el esplendor y potencial creador de que disponemos como seres humanos y en particular, como la persona que soy.

Podemos decir que cuando hablamos de tipos de psicoterapia, basicamente nos referimos a diferentes formas de trabajar de los terapeutas o a diferentes modalidades en función de a quiénes o sobre qué trabajan esos terapeutas. De forma muy breve las mencionamos a continuación, sigue este enlace.

Deja un comentario