En la edad adulta

La ansiedad es una respuesta normal y sana que facilita la adaptación del ser humano al medio ambiente, pero se convierte en un problema cuando ocurre en momentos en los que no existe un peligro real. Los trastornos de ansiedad, junto con la depresión, son los problemas psicopatológicos con una mayor tasa de prevalencia en la sociedad actual y los que con más frecuencia acuden a consulta. Por esta razón, brevemente  los vamos a presentar a continuación.

Hay situaciones en las que resulta obvio establecer una relación entre el malestar y los problemas psicológicos y situaciones reales: la exposición a situaciones traumáticas; de violencia; el acoso laboral o escolar; las situaciones de pérdida (por muerte o separación de personas queridas, pérdida de un proyecto, del trabajo, emigración…); conflictos en las relaciones humanas (pareja, familiares, con l@s hijos, entorno laboral, social); una enfermedad, …

Otras veces es el entorno el que señala el problema y acusa un sufrimiento y genera una crisis que lo pone en evidencia o simplemente entramos en crisis como resultado de un proceso de maduración saludable que puede ser desencadenado por múltiples causas, entre otras nuestra evolución como seres humanos.

Trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad pueden entenderse como formas exageradas de las reacciones y conductas normales que tienen lugar ante diversos acontecimientos estresantes. Tienen manifestaciones psicofisológicas muy intensas y desproporcionadas detemor, preocupación, obsesión o depresión ante situaciones  o experiencias vitales. Algunos autores consderan que todos los tipos de ansiedad son variaciones de un mismo tema, que adoptan diferentes formas dependiendo de variables de personalidad, contexto, niveles de estrés y de otros factores, adquiriendo una forma particular que puede cambiar con el paso del tiempo. Estas formas particulares, cada una con sus características son las siguientes:

  • T. de ansiedad generalizada
  • T. de Pánico
  • T. por estrés postraumático
  • Fobia específica; Fobia social
  • T. Obsesivo-compulsivo
  • T. disociativos
  • T. somatomorfos
  • T. ficticios

Trastornos afectivos

En sentido coloquial, el significado del término depresión es un nivel del humor relativamente bajo, dentro de los cambios normales que experrimenta el estado de ánimo, “un bajón”, referido por ejemplo al contraste afectivo que sentimos al volver de vacaciones, después de un fin de semana… nada malo le pasa al estado de ánimo, solo es el reconocimiento de que algunas cosas nos hacen más felices que otras.

La depresión como síntoma acompaña a muchos trastornos psicológicos y orgánicos y alude a un estado de ánimo decaído que puede no estar generado por un suceso determinado o excede a la respuesta normal a ese suceso. El duelo ante la muerte de un ser querido es una respuesta normal, el duelo patológico se convierte en un trastorno afectivo. Está presente con frecuencia en los trastornos de ansiedad, el cáncerr, el parkison, la fibromialgia, etc, formando parte de otro síndrome clínico y no como un trastorno en sí mismo.

La depresión clínica es síndrome cuyo trastorno principal es un descenso del estado de ánimo y al que se asocian otros síntomas de tipo psicológico y orgánico: sentimientos de desesperanza, alteración de la percepción y el pensamiento, alteración del sueño, irritabilidad, incapacidad para disfrutar de las cosas que antes causaban placer, falta de deseo sexual, etc. Hay muchos tipos de depresión, unas más graves que otras y con mejor o peor pronóstico en función de los síntomas presentes.

Cuando la depresión es uno de los polos del estado de ánimo alterado, el otro extremo es la manía o exaltación del ánimo que se presenta igualmente acompañada de otros síntomas. Hablamos del trastorno bipolar como un trastorno afectivo que, como en el caso de la depresión tiene muchas variantes y niveles de gravedad.

Otros trastornos

Los trastornos de alimentación incluyen fundamentalmente la anorexia y la bulimia. La característica más notable de la anorexia es la pérdida autoinducida de peso provocada por la preocupación patológica por la forma del propio cuerpo. Desaparece progresivamente el deseo de comer y la sensación de necesidad, con resultados muy graves tanto en el sistema biológico como en el psíquico. La bulimia corresponde a los episodios de ingesta alimentaria incontrolada pudiendo ir asociada a vómitos y otras estrategias destinadas a compensar y evitar el sobrepeso.

Una tercera categoría, la obesidad aunque puede estar determinada por factores psicológicos y presentarse con sintomas psicopatologicos es funadamentalmente una alteración física y la psicoterapia se puede ofrecer como apoyo al tratamiento médico.

Los trastornos del sueño (insomnio, somnolencia, pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, alteraciones del ciclo del sueño,..) acompañan a casi todos los trastornos y problemas psicológicos. La conciliación, duración y calidad del sueño es una buena forma de valorar el grado de salud psíquica, siendo una de las áreas alteradas en primer lugar. Sin embargo, puede producirse alteraciones del sueño por otras muchas razones, como nuestro estilo de vida, hábitos, horarios de trabajo, etc, cuyo efecto sea el trastorno del sueño en sí mismo y no un síntoma, siendo por tanto el objetivo del tratamiento psicólogico.

Trastornos psicosomáticos o psicofisiológicos se han definido como enfermedades orgánicas determinadas de forma importante por factores psicológicos. Hablamos de cualquier alteración física en la que se supone un origen o agravamiento por factores psíquicos. Son enfermedades que tienen en su origen multiples causas: genéticas, ambientales, orgánicas y agentes como la ansiedad, el estrés, el estilo de vida, rasgos de personalidad, creencias, inadecuado manejo de las emociones, etc. Son los dolores de cabeza tensionales, migrañas, asma, arritmia, úlcera duodenal, soriasis, etc.

Aunque la respuesta sexual humana es de carácter bio-psico-social y está influida por factores físicos, sociales, culturales y psicológicos, de forma breve y muy amplia, definimos los trastornos psicosexuales como una alteración relativamente duradera de las acciones o reacciones normales en cualquiera de las etapas de la conducta sexual: deseo, excitación, orgasmo y resolución, y cuyo origen es psicológico.

En la infancia

Cualquier planteamiento de trastorno psicológico en la infancia, precisa en primer lugar, que lo consideremos como un fracaso adaptativo en relación a lo que son los procesos de desarrollo adaptativo, tal como aquí se ha definido la infancia: un proceso madurativo. Existe una serie de razones para que hablemos de un tratorno en la infancia que requiere intervención:

  1. Normal respecto a qué. Respecto a su grupo de referencia, otros iguales en edad, género, condiciones culturales, socio económicas, etc. Y consideramos también normal respecto a la línea base de desarrollo particular de ese niño, es normal en él.
  2. La disfunción en un ámbito particular, va acompañada frecuentemente del fracaso en el cumplimiento de las expectativas y tareas evolutivas en ese ámbito.
  3. Los niños y niñas remitidos a tratamiento y diagnóstico por problemas específicos, suelen presentar problemas y deterioro en otras áreas de desarrollo.
  4. Al márgen de los problema presentes, la mayoría de estos niños y niñas son capaces de afrontar eficazmente algún área de su vida, que debemos considerar y comprender para una mejor comprensión de la realidad particular que presenta y de las estrategias de tratamiento que vamos a implementar.
  5. Todos los niños presentan ocasionalmente comportamientos disfuncionales, la intensidad, la frecuencia y la duración marcarán la diferencia entre salud y patología.
  6. Determinados comportamientos no extremos que no considerramos desviados, son expresiones tempranas de la evolución de un tratorno conforme continúa el desarrollo.

A.-Tratornos del aprendizaje y del desarrollo de inicio en la infancia, niñez o la adolescencia

Retraso mental, trastornos generales del desarrollo (como los del espectro autista, Asperger, Rett, desintegrador), trastornos del aprendizaje relativos a la lectura, la escritura y el cálculo, trastornos de las habilidades motoras y desarrollo de la coordinación; trastornos de la comunicación y del habla. Son trastornos neuropsiquiátricos, con una clara etiología orgánica, cuasas genéticas y alrededor de la gestión y el parto que acaban por dar una causa biológica al origen del problema.

El tratamiento requiere de equipo de profesionales y especialistas en múltiples áreas, que ya actúan con programas de intervención respaldados por estudios sólidos e investigación. Además del psicólogo, se requerirá la intervención de logopedas, psicomotricistas, psiquiatras, trabajo social, etc. Ello nos lleva al planteamiento de contar con equipos de trabajo dentro de la red pública de sanidad habilitados para este tipo de atención.

B.-Otros Trastornos de inicio en la infancia, niñez o la adolescencia

  • Trastornos por deficit de atención y comportamiento perturbador. Trastornos de conducta.

  • Trastornos de la ingesta

Rumiación, pica, anorexia, bulimia.. relacionados con la alimentación, no solo con la falta o exceso de apetito sino con el proceso de la ingesta, por ejemplo comer todo tipo de cosas o volver a la boca el alimento que ya estaba en el estómago.

  • Trastornos por tics

Vocalizaciones, gestos o movimientos repetitivos, súbitos, rápidos, recurrentes, no rítmicos, sin emoción ni otro fin que aliviar la tensión que precede a su expresión.  Se emiten en tandas que pueden durar unos segundos hasta horas, gravedad que varía en frecuencia y malestar en función del contexto (familiar, escolar, social..)

  • Trastornos de la eliminación. Trastornos relacionados con el control de esfínteres.

    • Encopresis y
    • Enuresis
  • Otros trastornos

    • Trastorno por ansiedad de separación;
    • Mutismo selectivo;
    • Por apego reactivo en la infancia o la niñez

C.-Trastornos en la infancia que se dan igualmente en la vida adulta.

  • Trastornos del estado de ánimo (como la depresión y los trastornos bipolares);
  • Trastornos de ansiedad (como las fobias; los trastornos obsesivo-compulsivo, por estrés, de pánico, ansiedad generalizada);
  • Trastornos psicosomáticos;
  • Trastornos del sueño y de la alimentación;
  • Trastornos del control de impulsos;
  • Trastornos de adaptación;
  • Trastornos disociativos.

D.-Otros problemas objeto de atención que no están definidos como trastornos mentales

  • Problemas de relación (con los padres, iguales, hermanos,..);
  • Problemas relacionados con el abuso o falta de atención (por maltrato, violencia o abuso sexual);
  • Duelo;
  • Capacidad intelectual límite;
  • Problemas académicos;
  • Problemas de identidad.

Deja un comentario